Eus

Larringan. Molinos de Viento

A principios del s. XVIII, una fuerte sequía azotó nuestro territorio. Los arroyos se secaron y por los ríos manaba una fina masa de agua, incapaz de mover las ruedas de los cientos de molinos dispersos en Bizkaia. A fin de buscar una solución un par de mercaderes bilbaínos mandaron construir en el cordal del monte Artxanda el primer molino de viento de Bizkaia, en el año 1723.

A este le siguieron cerca de una docena más, construidos en Getxo, Abadiño, Lumo, Santutxu, Ispaster, Sopela… Tenían como objetivo dar salida a las miles de toneladas de trigo y otros cereales que comenzaban a amontonarse en las ganbaras (camarotes), garaixes (horreos)… Pero la mayoría de estos funcionaron muy pocos años, y según dicen en algún caso que otro ni siquiera llegaron a ejercer como molino. Luego pasaron a ser parte del caserío, como almacén, vivienda...

Se trataba de pequeñas construcciones, en forma de cono, de unos 9 m de alto, en cuya zona alta se insertaba un eje móvil que permitía girar a las aspas según el viento, obteniendo de esta forma un mayor aprovechamiento. Este eje accionaba otro vertical, que a su vez hacía que las piedras de molienda girasen.

Patrimonio del viento

Hoy en día solamente se conservan 4 molinos de viento en Bizkaia: Aixerrota (Getxo), Aixeder (Ispaster), Aixerrota (Artxanda) y este de Larringan, en Abadiño.

El de Larringan es el único molino de la comarca del Duranguesado, y el que mas al interior se encuentra. Se alza sobre una pequeña loma, en una zona expuesta al viento.

Fue construido a raíz de aquella famosa sequía, aunque no cuente con una cita documental hasta 1868. Mantiene la tipología citada pero destaca en ella una pequeña puerta, de estilo neoclásico, que sirve de acceso al molino. Aunque ejerciese de molino en el s. XVIII, pronto pasó a formar parte del caserío Larringan-erdikoa. Fue reconstruido en 1990, por la Diputación Foral de Bizkaia.

Localización: Alto de Urkiola
Municipio: Abadiño
Tipología: Habitación
Molino de Larringan