Eus

El Castillo de Astxiki

Aún siendo el pico de menor altitud de la cresta del Anboto, Astxiki fue en el pasado una cima estratégica. Sobre ella se levantó en la Edad Media una pequeña fortaleza, visible desde gran parte del valle y desde donde se podía vigilar el angosto paso del desfiladero de Atxarte, una de las vías principales entre el Señorío y las tierras alavesas.

La fortaleza nada tenía que ver con los grandes castillos que muchos de nosotros tenemos en mente, sino que se trata de pequeñas fortalezas erigidas sobre algunas cimas escarpadas del territorio vizcaíno. Presentaba una tipología similar a las fortificaciones excavadas en Untzueta (Orozko) y Ereñozar (Ereño), compuesta por una torre principal alzada en un recinto amurallado poco extenso. Fue erigido sobre las dos pequeñas cimas que forman este escapado terreno, Astxiki y Sorginkobetagana.

Sobre el terreno quedan restos de este viejo recinto, como parte del muro de protección y el aljibe construido en el pequeño collado aprovechando la caída de agua de las dos cimas.

Abundante material

Bastante más abundante es el material recogido en las escarpadas laderas del Astxiki. Pequeñas espadas, puntas, flechas, fragmentos de picas o lanzas, apliques dorados, monedas... forman el rico ajuar que durante siglos guardó esta montaña. Su hallazgo hizo pensar en la posible existencia de la fortaleza, que hoy en día ya ha sido excavaba. Muchas de las piezas, algunas de ellas en muy buen estado de conservación, se encuentran expuestas actualmente en el Museo de Arqueología de Bizkaia.

Esta colección nada tiene que ver con el casi nulo material encontrado en la cima, donde destacan los restos óseos de animales ovicaprínos, descarnados a cuchillo, cuya prueba de C14 los sitúa en el s. XI.

Localización: Cima de Astxiki
Municipio: Abadiño
Coordenadas: 30T x=530277, y=4774144
Acceso: Atxarte
Tipología: Defensiva-Militar
Castillo de Astxiki