Eus

De Ipiztekoarriaga a Tellagorri

En el collado de Ipiztekoarriaga, cerca del cruce de caminos entre los valles de Aramaio y Atxondo, encontramos una curiosa estela, conocida con el nombre de Ipiztekoarrije (piedra de Ipizte o piedra del obispo). Se trata de un viejo monolito que parece ser aparece sustituyendo uno anterior. Esta curiosa pieza, que sobresale algo menos de 1 m del suelo, presenta grabada en una de sus caras una cruz de malta, dentro de un círculo.

Cuenta la leyenda que la vieja estela fue colocada en el camino del valle de Aramaio a Durango. Por este camino discurría allá por el año 1053, el obispo de Armentia, cuando fue atacado por los fieles defensores de los fueros, al mando de Gonzalo Pérez de Bolibar, por venir "a visitar Bizcaya contra su fuero, leyes y privilegios antiguos". Y es que en aquella época Armaio pertenecía al Señorio de Bizkaia. En la contienda murió tanto el religioso como su séquito, y en dicho lugar (cercano al actual límite entre las dos provincias) colocaron la vieja estela, que posteriormente fue trasladada a su ubicación actual. Existen otras versiones de los hechos vinculados a este pequeño monumento de piedra, como la que cuenta que fueron los herejes de Durango los encargados de matar a pedradas a uno de los obispos implicados en la famosa persecución de los herejes en el Duranguesado. O la que relata que la piedra se colocó en el lugar donde se dio muerte al conde de Barajuen, odiado dada su crueldad y tiranía por la gran mayoría de los habitantes de Aramaio.

La cruz de Tellamendi

Sobre la cima del monte Tellamendi, se alza una gran cruz de hierro, visible desde gran parte del valle de Aramaio. Precediendo a esta hubo una anterior, construida entorno a 1935 por los vecinos del citado valle. Con la ayuda de varios pares de bueyes ascendieron por la empinada ladera que desde la misma cima cae sobre el valle y de forma desinteresada trabajaron en su construcción muchos aramaioarras. En 1937, en plena Guerra civil perdió la placa que conmemoraba su construcción. Y 50 años después, en 1977, con la excusa de quitar una ikurriña, fue dinamitada y destruida. Ese mismo año levantaron una nueva, que conseguido llegar hasta nuestros días. Una nueva placa recuerda aquel acontecimiento. En ella podemos leer el siguiente texto:

Me levantó Lurgorri / Y una bomba me derrumbó / Pero gracias al pueblo / Me alzo nuevamente / en la cima de este monte / para el cuidado de todos.

Localización: Alto de Urkiola
Municipio: Aramaio
Ipiztekoarrije