Técnicos de Senderos voluntarios revisan los GR de Bizkaia

Colaboran con la BFM-FVM para mantener los senderos transitables y seguros

Iñaki Antón (Ganzabal), Toño Amo (Ganerantz), Txomin Gómez (Ganerantz) y Joseba Undurraga (Ganzabal) son los técnicos de senderos de la Escuela Española de Alta Montaña, que colaboran en la revisión del GR 123 Vuelta a Bizkaia. De manera voluntaria están inspeccionando los tramos costeros que coinciden con el sendero europeo E9. Los cuatro pertenecen a la última promoción del curso que organizó la Federación Vizcaína de Montaña (BMF-FVM) junto con la federación estatal (FEDME) y que se desarrolló en Bizkaia.

Toño Amo y Txomin Gómez del Ganerantz

Toño Amo y Txomin Gómez del Ganerantz

Mantener en buen estado un sendero es importante porque, además de una instalación deportiva, es una fuente de riqueza cultural. “Los senderos no pasan por cualquier lugar. Son caminos antiguos con su historia y aportan valor y riqueza al lugar y al promotor (instituciones, empresas o particulares)”, explica Toño Amo. Pero además es importante que estén en buen estado para que las personas que los transiten lo hagan de forma segura, “que no se pierdan ni sufran percances”.

Por estas razones, se llevan a cabo las revisiones de los senderos y la tarea no es sencilla, como cuenta Txomin Gómez. “He tardado cinco horas en recorrer diez kilómetros. Hay que sacar fotos, comprobar las marcas, las señalizaciones… ha sido muy laborioso. Pero lo más difícil es decidir dónde y cómo ubicar nuevas marcas y plasmarlo en un informe para que sea entendible y la persona que venga detrás coloque bien la señalización.”

Joseba Undurraga e Iñaki Antón del Ganzabal

Joseba Undurraga e Iñaki Antón del Ganzabal

En sentido parecido se expresa Iñaki Antón: “Es un reto, sobre todo en cuanto al GR 123 porque se hizo en 1996 y está bastante deteriorado. Nos está llevando más trabajo del que habíamos pensado porque no hay marcas y apenas queda señalización.”Joseba Undurraga comparte la opinión de su compañero de fatigas. Sin embargo está satisfecho. “Aunque nos ha costado mucho trabajo porque el tramo que revisamos estaba prácticamente desaparecido, hemos aplicado todos los conocimientos del curso de Técnico de Senderos y eso es muy gratificante. Casi hemos hecho un nuevo proyecto, y ya estoy con ganas de seguir con el próximo reto”.

Para llevar a cabo de una manera ordenada el trabajo, Toño Amo ha diseñado un cuadernos de notas donde quedan reflejadas todas las incidencias técnicas registradas junto con Txomin Gómez . Por su parte, Iñaki Antón y Joseba Undurraga han puesto el acento en los aspectos culturales e históricos. En cualquier caso tienen muy claro que este trabajo hay que hacerlo respetando lo mejor posible las condiciones originales del sendero e interviniendo lo menos posible en la naturaleza.

El voluntariado

Cuaderno de notas para revisar un sendero

Cuaderno de notas para revisar un sendero

Los cuatro voluntarios provienen del curso de Técnico de Sendero que la BMF-FVM organizó el año pasado, con la supervisión del Comité de Senderos de la federación. Ninguno esperaba encontrar un nivel tan alto. Toño Amo explica que ha sido un curso “muy intenso”; Iñaki Antón “más completo de lo esperado”; Txomin Gómez, “exigente y positivo” y Joseba Undurraga “complicado y gratificante”. Pero a los cuatro se les ilumina la cara y la voz al recordar la experiencia que han compartido con otros 19 estudiantes de lugares tan diferentes como Palma de Mallorca, Navarra o Granada.

Han emprendido la revisión del GR-123 Vuelta a Bizkaia-Bizkaiko Bira en su tramo costero y que coincide con el sendero europeo E-9 que une Estonia y Portugal. En concreto, ya han presentado a la Diputación Foral de Bizkaia, promotor del sendero, los informes de las de las etapas 10 (Ondarroa-Ispaster) y 11 (Ispaster-Kanala); y ahora acometen las etapas 12 (Sukarrieta-Bakio) y 13 (Bakio-Plentzia). “La federación nos ha pedido ayuda y aquí estamos. Por mi parte, es una manera de responder a los esfuerzos que ha hecho y los muchos recursos que ha movilizado”, apunta Txomin Gómez. Una idea compartida por los cuatro voluntarios.

Distintas motivaciones les llevó a realizar el curso y a colaborar ahora con la federación en la revisión de senderos: “Me apunté -dice Toño Amo- con la ilusión de conservar, mejorar y recuperar los senderos que he andado, y con la ilusión de que otras personas los disfruten de manera segura”. En el caso de Txomin Gómez, la curiosidad fue el acicate “Llevas tantos años viendo la marcas en el monte y te preguntas ¿quién se dedica a esto?”. Aunque eso sí, el último empujón se lo tuvo que dar su mujer. “Sonia me animó porque si no, no lo hubiera hecho por el trabajo, por el tiempo…” Por su parte, Iñaki Antón lo tenía claro mucho antes de iniciar la formación. “Ya en vacaciones, me descargué el Manual de Senderos y lo estuve leyendo en la playa, en el Mediterráneo. Siempre he tenido interés y llevaba tiempo con ganas de hacerlo”. Para Joseba Undurraga las ganas de colaborar fueron su acicate. “Me parecía una buena manera de contribuir a mantener los senderos en buen estado y que se pueda disfrutar de ellos”.

El sendero GR 123 Bizkaiko Bira/Vuelta a Bizkaia es un sendero de Gran Recorrido que transcurre por el perímetro del territorio histórico siguiendo la muga que separa Bizkaia de Guipúzcoa, Araba, Burgos y Cantabria en su parte del interior, y la frontera que le impone el Cantábrico en su tramo de la costa. Las etapas inspeccionadas hasta ahora son las que unen Ondárroa con Kanala en el municipio de Gautegiz-Arteaga. En una segunda fase llegarán hasta Bakio. Todas ellas coinciden con el Sendero Costero Europeo E9 de 5.229 km que une el Cabo San Vicente de Portugal con Narva-Jõesuu de Estonia.